La importancia de la ropa deportiva para practicar yoga

El yoga es una de esas actividades que se está poniendo de moda en los últimos tiempos, ya que sirve para poner en forma tanto el cuerpo como la mente. Para ello, es importante estar cómoda y tener el equipamiento adecuado. En Naisa son expertos en aconsejar y proporcionar la ropa adecuada.

Es imprescindible contar con una esterilla que sea cómoda para hacer los ejercicios de respiración y relajación, pero que al mismo tiempo tenga sujeción al suelo y no te resbales cuando estés intentando esas posturas tan inverosímiles. Lo último que quieres es sufrir una lesión por no contar con equipamiento de primera calidad.

¿Por qué hacer yoga?

El yoga es una técnica ancestral que nace con el objetivo de mantener cuerpo y mente sanos. Cada día más personas practican yoga en las culturas occidentales para hacer frente al estrés y a sus síntomas. Se trata del instrumento idóneo para conseguir un estado de paz interior y tomar conciencia de nuestro cuerpo y de nuestra mente. Son conocidos los beneficios de esta práctica milenaria como un sistema de salud para aligerar tensiones musculares y emocionales.

Realizar una sesión de yoga es abrir un paréntesis dentro de la atareada vida cotidiana para dar paso al descanso y a la relajación. Todas las personas pueden practicar yoga. Se trata de adaptar las técnicas según las necesidades de cada uno.

Asumimos que los beneficios son solo físicos y mentales, pero también afecta positivamente a otros aspectos de la vida diaria como puede ser la digestión. Se habla del estómago como de nuestro segundo cerebro; cuando hay un desequilibrio emocional el estómago lo manifiesta, y a la vez, como consecuencia, el cuerpo experimenta un malestar general que hace que las emociones no mejoren y que, por lo tanto, el llamado segundo cerebro se resienta todavía más.

Una gran cantidad de enfermedades tienen origen en algún trastorno digestivo que se ha alargado durante un periodo indeterminado. La disciplina del yoga da importancia a todo el proceso digestivo: la alimentación, la digestión, la asimilación y la eliminación.

A partir de una dieta y técnicas de purificación (shatkriyas) concretas se puede mantener un cuerpo más sano. Con la práctica de las posiciones (asanas) de yoga, de ejercicios respiratorios (pranayamas) y de técnicas de relajación, se mejora el funcionamiento del aparato digestivo, se libera la mente de preocupaciones, y se consigue ser consciente del funcionamiento del propio cuerpo.

Con una práctica constante y consciente es cuando el yoga nos aportará los resultados y los beneficios deseados. Es recomendable iniciarse bajo la supervisión de un profesional que conozca a la perfección el yoga y sus efectos en el cuerpo humano. De esta manera, se optimizarán los efectos positivos que esta actividad produce.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *